8 de mayo de 2008

Puente gastronómico Vs. crisis alimentaria


Crisis? qué crisis? (hay a quien parece no afectarle mucho). Bueno Bueno, aquí estamos con unos kilitos más. Lo mío pase, que ya son 6 meses de embarazo Y lo de Amando también tiene explicación: dos futuros padres, recién "pareja de hecho" de celebración en celebración por una Galicia llovida durante todo el mes de abril que refulgía y emanaba verde por todos lados. Pero.. atiendan al buceo de plato y copa, atiendan:

  • Día uno, jueves: cumpleaños de mi señora madre, 58 primaveras celebradas en una bonita casa en pleno campo con chimenea encendida, empanada, pulpo, cocido, langostinos y tarta, Riberita del Duero, bien.
  • Día dos, viernes: comida con el hermano de la que suscribe en El Catador, modesto y limpio restaurante de mantelito de cuadros y sillas de plástico y aglomerado ubicado en la zona vieja de Ourense con un menú sencillo e ingredientes de primerísima calidad, calamares, pulpo, merluza a la gallega, cabrito y flan casero, Rioja del bueno.

Cena con tía y buena amiga en la Cova da Pía, Ourense: Revuelto de erizo con algas, chocos marinados, almejas a la marinera, tabla de quesos, postres variados Albariño de barrica (demasiada madera)

  • Día tres, sábado: Comida celebración familiar en el Parador de Santo Estevo, Ribeira Sacra, Monasterio Benedictino restaurado, en ruinas durante muchos años, al que menda en sus tiempos mozos acudía a festivales de folk atlántico (uno anual que se celebraba con lo mejorcito de las tierras Gaélicas) y hacía cosas poco recomendables en sus claustros. Si no lo conocen el parador y sus alrededores ya están yendo, pues bien, en el mismo cayeron: entrantes variados de lo más elaborados, bacalao y chuletón (los que lo comieron) postres noveau-gallego. Vinos del zona con uva Mencía y blanco Albariño.
  • Día cuatro: Comida, Vigo, La Piedra, el puerto: ostras, navajas, pulpo. Vino Albariño: Martín Codax.


Añádanle pan riquísimo a todo que sirve para mojar, algo que a la que suscribe le vuelve loca.



Luego hubo regalitos en forma de ropa de bebé y alguna sorpresa.

  • Día cinco: Huida a Madrid dónde retomamos dieta que baje la propensión a padecer enfermedades relacionadas con el ácido úrico y demás dolencias tan comunes en nuestros tiempos. Días muy saboreados, toma de contacto de lo más auténtica y familia, mucha familia, llegada de todas partes.

Ahora vuelvo a la vida de curranta embarazada que hace lo posible por sentirse bien en la hostil y humeante gran ciudad, nadar, yoga. Además, estas cosas que dejamos atrás saben mucho mejor cuando se hacen de vez en cuando.


Les dejo con dos fotos, una de la Ribeira Sacra, Ribera del río Sil, río que nace en León y afluente del Miño, vía de penetración del cristianismo en Galicia cuando este era algo más místico que terrenal y maravilla de la naturaleza y otra de la familia de una en tan precioso paraje, Catuxa no sale, pero ya saldrá.




1 comentario:

blog de pan y circo dijo...

dalle que non miran