25 de diciembre de 2007

Zaplana y El Corte Inglés: complicidad entre horteras

Iba un buen amigo mío, de Alcorcón por más señas, a comprar en el Hipercor el último libro de otro amigo, viejo amigo en este caso, el periodista Alfredo Grimaldos (en la foto de la izquierda, claro). El libro “ZAPLANA, el brazo incorrupto del PP”, editado por FOCA. Al no verlo en las estanterías, se dirigió muy educadamente a un empleado y preguntó. El empleado, ligeramente azorado le dijo: “Lo retiraron ayer por orden de arriba, de forma fulminante”. ¿De “arriba”?, se preguntó a sí mismo mi amigo, de ¡arriba España!, se aclaró para su coleto.
En Alicante tengo otro amigo (es bueno tener amigos en todas partes, se lo recomiendo a cualquiera). Y fue al Corte Inglés de la ciudad (misma empresa que Hipercor, para los no españoles que nos leen) y pidió el mismo libro. La empleada dijo que lo tenían,
fue a buscarlo y no, no aparecía. Llamada a jefecillo encorbatado correspondiente y aclaración: ni lo tienen “ni de momento, lo vamos a tener”. Ingenuo, mi amigo insistió: ¿Y si lo pido? “De momento, tampoco se puede pedir”.
Hace una semana otro amigo más (ya ven, soy una persona muy querida) esta vez de Madrid quedó muy sorprendido, en pleno Corte Inglés (en la librería central del complejo), cuando vio a varios empleados que retiraban torres enteras de un libro, delante mismo del público. ¿Adivinan de qué libro se trataba? Sí, ese, el del Zaplanín. Y un comentario entre los jefecillos: “Orden de retirada inmediata, orden de Hermosilla”. Hermosilla, prestigiosa calle de la capital, es donde radica la cúpula del complejo Corte Inglés, el cuartel general, vamos.
Ahora, si usted va a alguno de los establecimientos del complejo le dirán, siguiendo una nueva consigna de Hermosilla, que el libro “está agotado”.
Pero qué tiene el libro de marras. Resumiendo es algo así como el retrato modelo de un político de la monarquía, en este caso del ala neo-conservadora (neo-franquista en el caso español que nos ocupa), con indudables ribetes de humor.
Nos hemos puesto al habla con su autor, Alfredo Grimaldos y alguna cosa nos ha contado.
El título es un juego entre el brazo incorrupto de santa Teresa y Torrente, el brazo tonto de la ley. Zaplana es un chorizo y un hortera. Es una denuncia, pero al mismo tiempo he querido que el lector lo pase bien, se divierta con las andanzas de este pícaro hortera, enriquecido a cuenta del dinero público. En la portada hay una foto de él llevando en la muñeca un reloj suizo Hublot de 18.000 euros. Su intención confesada en la política ha sido siempre la de enriquecerse. Su hija hizo prácticas en el periódico Edmundo y acudía a la redacción en un Porsche Cayenne de 120.000 euros. La relación del PP o del propio Zaplana con El Corte Inglés tendrán que aclararla ellos. Por optro lado, el libro se está vendiendo estupendamente”.

Y para terminar, recogemos una reflexión del propio Zaplana, durante el desarrollo del llamado caso Naseiro (otro pozo de mierda) que consideramos una aportación, tremendamente española y patriótica, al pensamiento neo-conservador contemporáneo:
“Necesito dinero, mucho dinero, quiero hacerme rico”.
Zaplana, un hombre que consiguió lo que quería. Y lo que no quería: un libro de Grimaldos sobre su horterísima persona.

3 comentarios:

Mondo Gitane dijo...

"en la portada sale él llevando en la muñeca..." y qué? vaya demagogia de preescolar, por favor. Y lo del Cayenne... vamos, pa no echar gota.
No dudo de que estas cosas se vendan bien (como Marías o Grisham), pero... qué político no se ha enriquecido a costa del dinero público?? Los fuckin' sociatas, los primeros. Zaplana must die, pero dedíquese a la huerta, sr. Grimaldos. Eso sí, antes, enseñeme la muñeca y el llavero del Audi, pelafustán.

Belle de jour dijo...

No es el caso, no es el caso, busque a Zaplana en la enciclopedia Británnica.

desconvencida dijo...

Este libro hay que leerlo, me has convencido :D