2 de febrero de 2008

Vida y muerte de Marcial Maciel

Como saben, en este blog hay una sección dedicada a pajaritos y pajarracos (haciendo honor al gran Pasolini) que pueblan el planeta tierra : gentes con traumas de infancia u otro tipo de desórdenes que se les da por joder a quien tienen cerca o lejos de infinidad de formas distintas y a corto, medio o largo plazo. Porque no todo son "pasen y vean" ni yomimesconmigos, hay que tener presente, para evitarlos, a personajes como este del que hablábamos en otro día Tribeca y una menda.
Fray Marcial Maciel Degollado fundador de los legionarios de Cirsto, secta católica a la que pertencecen entre otros Ángel Aceves, José Mª Aznar, Ana Botella, murió el 30 de enero. Pederasta y educador, apoyado y luego apartado por la Santa Sede, este mexicano fundó esta secta que hoy en día y para desgracia de todos tiene mucho más poder tanto moral como económico del que nos imaginamos.

Hay quien afirma que los núcleos pederastas protegidos por el colchón de la coacción, sumisión y el silencio siguen funcionando en esta secta, y hay personas dignas de admiración como Fernando M. Gonzalez sociólogo y psicoanalista que se atreven a publicar libros como este: Marcial Maciel. Los Legionarios de Cristo: testimonios y documentos inéditos.


Su Sinopsis hecha por la propia editorial Tusquets nos ayuda a conocer la escalofriante historia de uno de estos tipos siniestros y esquizoides que por desgracia pare la histoira con demasiada frecuencia.

Desde sus inciertos orígenes en las catacumbas, la Iglesia católica ha vivido una parte de su historia en la penumbra. Adicta a la oscuridad y al secreto, ha sido blanco de numerosas acusaciones: corrupción política, negocios ilegales, abusos sexuales. Estos y otros elementos se combinan, casi a la manera de una novela gótica, en la historia de una pequeña y poderosa congregación mexicana: la mesiánica y conservadora Legión de Cristo. Nacida en 1941, esta agrupación católica ha corrido con la dispareja suerte de su fundador, Marcial Maciel, favorito del Vaticano, santo intachable para algunos y maniático sexual para otros. Tendido entre la historia, la sociología y el psicoanálisis, este libro es lo que debe ser: un estudio tan fluido como detallado, una rigurosa investigación documental sostenida en archivos hasta ahora inéditos. Es, además, un relato a varias voces en el que las víctimas encaran por fin, con justicia, a sus verdugos. Es todo eso y es, también, un fascinante retrato doble: el de un carismático líder religioso, desgarrado entre la morfina y sus demonios sexuales, y el de una Iglesia sombría y hermética que aún hoy se resiste a echar luz sobre el caso.





5 comentarios:

tribeca dijo...

Que la eternidad le conceda a este pajarraco sufrimiento infinito y conciencia del dolor causado.
Que no descanse nunca en paz...

Belle de jour dijo...

Qué asín" sea.

Mondo Gitane dijo...

Pederasta y educador, jajaja... menudo hijoputa. Que se pudra, sí.

Miguel Cane dijo...

Chèr Severine,

celebro hallarte.
Tanto como celebro que se retuerza en el infierno esta pobre excusa para un ser humano.

Como sea, no será la última vez que nos veamos.

Un afectísimo saludo de este expat de luxe.

Belle de jour dijo...

Eras la primera persona que aparece por aquí y me llama por mi "nombre".

Un afectuoso saludo.