21 de enero de 2008

Integrismo de andar por casa


No está de más saber este tipo de cosas que le pego más bajo, luego se pregunta una porqué se manifiestan, me imagino que para conservar su poder y sus privilegios. Un curiosidad, sabían vds. que los/las responsables de las clínicas privadas que practican abortos dentro de los supestos legales afirman que la mayoría de su clientela es de orientación conservadora? Y un consejo: dejen de marear y apostaten la iglesia católica no solo recibe dinero del estado a través del IRPF si no por número de bautizados, esto es, mientras se reniega se está colaborando.


MANUEL TABERNAS

El estatuto jurídico privilegiado que permite a la Iglesia ser como Hacienda, en un claro atentado contra cualquier noción de Estado moderno y de democracia, es la herencia del Franquismo, transmitida por obra y gracia de ese toma y daca de trastienda que fue la Transición. Un poco de historia no viene mal. En 1936 los obispos españoles otorgaron el carácter de guerra santa o Cruzada a la Guerra Civil y la dictadura de Franco. El Estado franquista fue desde sus inicios confesional, nacionalcatólico, y la Iglesia, por tanto, parte integrante de él. En 1953 el régimen firmaba un Concordato con la Santa Sede que venía a poner el broche de oro a esta estrecha imbricación. Pero, a mediados de 1975, el clamor popular por la restauración de la democracia y la incertidumbre sobre el futuro del régimen, con el dictador moribundo, llevó a la Conferencia Episcopal a iniciar una operación cosmética que la librara de sus adherencias franquistas. El 19 de agosto de 1976, bajo el Gobierno de Adolfo Suárez, con un predominio de las fuerzas católicas y monárquicas, se firmaba un nuevo acuerdo entre el Estado y la Santa Sede –por supuesto, sin el refrendo popular–, que contemplaba tanto la independencia de ambas partes como la colaboración entre ellas, y se comprometían a llegar a acuerdos que fueran sustituyendo gradualmente el Concordato de 1953. Una sustitución que se hace muy gradualmente. Cualquier recorte a los privilegios de la Iglesia se compensa con una nueva concesión, por ejemplo: si debe renunciar a la exención del IVA, a cambio se le sube su asignación estatal al 0,7%.


2 comentarios:

Mondo Gitane dijo...

Belle querida, para cuándo algo más "ligerito"?? No sé, algún post sobre Dalida o Andrés do Barro??
Al infierno que va Vd. a ir si sigue así..

Belle de jour dijo...

Bueno, me daría por contenta si alguien despistado acaba aquí en este blog y se lo lee y reflexiona un poco.

Sí, la infierno de cabeza, seguro.

¡Qué gentuza!

Andres do Barro forever!!!