3 de marzo de 2007

Perros callejeros

Ya tardaba yo en contarles. El Sr. Clémenti y yo hemos adoptado un perrillo hace exactamente medio año, un pastor catalán guapo y peludo. De pasado triste y carácter miedoso, está resultando todo un reto hacer que se reconcilie con el mundo. Todo hay que decirlo con nosotros es una balsa de aceite, bueno como el solo, no emite siquiera un ladrido, es suave, juguetón y dispuesto a recibir todo el cariñito que no ha olido en su vida. Emociona verlo correr a toda velocidad cuando saca al pastor que lleva dentro. En estos meses a una le ha dado tiempo a enterarse de un montón de cosas que ignoraba como el lado oscuro de la cría de perros de raza, la cantidad ingente de mascotas abandonadas que hay y el caso omiso que hace la gente que ni esteriliza a sus bichos ni se hacen cargo de ellos, en fin, para qué seguir, solo sé que igual que no se compraría usted un amigo tampoco debería hacerlo con un perro.

Aquí les presento a nuestro perrito que al cabo de los meses y con ayuda de buenos consejos va estado más feliz y más tranquilo.

1 comentario:

Lou dijo...

Guau!!